Spoilers Martes, 10 febrero 2015

“Better Call Saul” esa dosis que necesitabas para llenar al vacío que dejó Breaking Bad en tu vida

amc-revela-la-fecha-de-estreno-de-better-call-saul_afcb

Hace un mes, los amigos de Netflix nos jugaron los screeners (copias que no son la edición final) de los dos primeros capítulos de Better Call Saul, el ansiado spin-off de Breaking Bad. Por eso, este texto que parece rápido, en realidad es todo lo que me estuve callando como un mes, luego de ver cada capítulo dos veces.

PERO, antes de la reseña, que, vamos advirtiendo, viene con ligeros SPOILERS, va un aclaración: a pesar de que Netflix tiene los derechos en América Latina, en los Estados Unidos la serie se emitirá en AMC (el canal que originalmente transmitió BB). Por eso es que Netflix no emitirá todos los capítulos de golpe, como ya es su costumbre, sino que seguirá la emisión gringa (cada lunes, un nuevo capítulo).

 Ahora sí, vamos a hacerle honor al nombre de esta sección:

 ¿Listos?

 Es hora de los…

 ligeros…

 

SPOILERS.

 

Claramente, esta serie tiene un mucho mejor arranque que el original (que demoró en entrar en calor). Esta, en cambio se inicia con un montaje musical en blanco y negro que inmediatamente nos traslada a los mejores momentos de BB. Además, genera la suficiente expectativa para mantenerte intrigado sobre a dónde está yendo la escena… y cuando te das cuenta… bueno, les dije que es un gran inicio.

 

antes de que se cruce en el camino de Jimmy

antes de que se cruce en el camino de Jimmy

La acción se traslada al 2002, seis años antes de que cierto profesor llamado Walter White se cruzara en su camino. Saul no se llama Saul (lo que medio que le da doble significado al nombre de la serie), sino Jimmy McGill, es un abogado fracasado, pobretón y, sorprendentemente, inseguro. Tiene, además, que cuidar a su hermano mayor, Chuck (Michael McKean, con quien Bob Odenkirk ya trabajó en Mr. Show), que sufre de cierto tipo de paranoia.

Aquí es cuando el episodio se lentea un poco, en su esfuerzo por mostrarnos quién es este Jimmy McGill y cómo es tan diferente de Saul Goodman (y de Walter White, ya volveremos sobre esto). No faltan, por supuesto, las constantes referencias a Breaking Bad, para delicia de los fans. Se ha promocionado mucho la aparición de Mike (Jonathan Banks, espléndido como siempre), pero su cameo no es realmente la referencia a BB que ha agitado más a las redes.

 Hace un rato dije que el primer episodio pierde algo de ritmo en su afán por colocar todas las piezas en el tablero, pero hay algo que permite que este estreno trascienda ese bache: Bob Odenkirk. Qué bestia, qué tal actuación, hace que parezca fácil. Es suficientemente el Saul Goodman del futuro como para reconocerlo (y quererlo) pero también aporta la dosis adecuada de inseguridad o calichinismo que, previsiblemente, se irá apagando conforme avancen los capítulos. 

Foto: AMC

Foto: AMC

Ese es, quizás, el mayor problema con BCS: se parece demasiado a BB. Sí, nos sirve para superar el síndrome de abstinencia pero, a la vez, es como una droga pateada. En el fondo sabes que no es lo mismo. A diferencia de Walter White, Jimmy no tiene nada que perder (salvo su hermano). A diferencia de Heisenberg, Saul Goodman es un personaje encantador (no hay pendejo antipático, como sabemos bien los peruanos), quizás no nos parezca tan terrible que Jimmy se convierta en él.

Por eso, pretender volver a contar la historia de la caída de un hombre hacia el crimen, quizás no es el mejor camino. Ya lo recorrimos y lo sufrimos. BCS tiene que librarse pronto de la sombra de BB pero, con todos los cameos y referencias, parece que en realidad están siguiendo el camino opuesto. Sí, se siente como BB pero no es BB. Tiene que convencernos, poco a poco, de que ya no queremos esa droga, sino la que nos vende BCS.

Foto: AMC

Foto: AMC

Claramente, la escena del desierto en el capítulo dos (titulado con el mexicanismo “Mijo”) pretende decirnos que Saul Goodman no es Walter White (que fracasó en una situación similar en Ozymandias). Ojalá la serie siga por ahí (y que, por dios, no nos muestre el “futuro” de Jessee o de la familia White), que encuentre en el derecho (o en el floro) lo que la química fue para BB: el superpoder de nuestro supervillano.

Better Call Saul tendrá 10 capítulos en esta primera temporada. Ya ha sido renovada para una segunda de 13 episodios.