Spoilers Viernes, 29 enero 2016

Jessica Jones: edificante y retorcida

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada

Esta reseña NO tiene spoilers. 

Jessica-Jones-jessica-jones-39088834-500-260

Jessica.

Por si no la has visto aún.

Jessica Jones es detective y superheroína, lleva una vida algo desordenada y alcoholizada en Hell’s kitchen (NYC). No es muy sociable, mas aun cuando debe lidiar con un villano de su pasado que la atormenta.

La génesis de Jessica proviene, cómo no, de la orfandad, pero salvo este detalle, Jessica Jones dista de ser una clásica historia de superhéroes a la manera del cine, donde el artificio de la explosión y la urgencia de salvar al mundo han sido la impronta de las películas. Tal vez esto explique por qué no ha agradado a varios fans habituales del género y, en cambio, sí lo ha hecho con quienes no suelen acercarse al universo de los superhéroes: mujeres, por ejemplo, que todavía son (somos) minoría entre la fanaticada friki. Sobre ese punto, Laura Grados ya relacionó Jessica Jones con la violencia de género en este artículo.

Por mi parte, quisiera incidir en otro tema central de la historia: la relación entre individuo y poder. La serie, si bien ha tenido buena acogida, ha sido un tanto cuestionada por los fans. Contrariamente a la narrativa clásica de su género, lo que más resalta de Jones como personaje son sus defectos: es poco sociable, desordenada, arisca y bebe excesivamente. Parece escrita por Raymond Chandler antes que diseñada por Marvel. Jessica es dura y, al mismo tiempo, compasiva. Pero esto hace tangible desde el principio la inestabilidad de su mundo, su orfandad a todo nivel: Jessica no solo no tiene padres, tampoco tiene muchos amigos o familiares en los cuales apoyarse, sus relaciones sociales son precarias y casuales, determinadas por urgencias o necesidades del momento.

f

Dura y compasiva. Foto: Netflix

Jessica es, digamos, el reverso de IronMan y Capitán América.

Los protagonistas principales de Civil War representan dos clichés del hombre estadounidense: el self-made man (Stark) y el patriota fiel (el Capi). La Civil War y las sucesivas formaciones de los Avengers determinaron el apogeo de ambos héroes y las jerarquías y alianzas a su alrededor. Acorde a la línea clásica, tienen trajes llamativos y hacen acrobacias espectaculares, pues los superhéroes nacieron del espectáculo. Los primeros dibujos de Superman están inspirados en el espectáculo circense, cuenta Will Eisner en conversaciones con Frank Miller (citados ambos en el conjunto de ensayos Teleshakespeare). Los moldeados cuerpos heroicos, sus flexiones musculares y sus piruetas para vencer a los villanos eran el plato fuerte de su presentación. El triunfo de la voluntad.

Sin embargo, el nuevo siglo ha problematizado más al superhéroe como individuo, así como relativizó su función en la sociedad que defiende. Jessica Jones es una heroína al margen, no forma parte de una alta jerarquía ni lleva traje. En el universo del cómic fue integrante de los Avengers por corto tiempo,y luego trabajó por su cuenta como detective. En la serie quedó huérfana en la adolescencia, y en su juventud fue captada por el villano Kilgrave (el Hombre Púrpura en el cómic).

La serie no se regodea en los efectos especiales, las luchas cuerpo a cuerpo o la demostración de fuerza. De hecho hay un contraste notorio entre su desarrollo y sus teasers, en los cuales el gancho para atraer audiencia era mostrar el poder físico de Jones. Tal vez esto fue lo que decepcionó a quienes venían de haber terminado la primera temporada de Daredevil, serie también producida por Marvel y Netflix. Jessica Jones se basa en el dilema moral: huir del jaleo, o involucrarse y arriesgar vidas inocentes. Kilgrave no es un simple mafioso o un mutante con poderes especiales. Es un tipo que controla las voluntades ajenas a su antojo. Representa el sueño fascista de anular al individuo y postrarlo ante una sola voz. Con este villano, Jessica Jones sabe que su superfuerza sirve de poco o nada, o que más bien puede ser un arma de doble filo, pues en el pasado Kilgrave la aprovechó.

jessica jones marvel netflix review 2

Brillante. Foto: Netflix

El problema es que Jessica elige el camino difícil: el orden civilizado.

En medio de lo inestable, solo le queda la integridad. No puede resolver el problema por la fuerza pues esto implicaría destruir vidas inocentes. Pero este imperativo, como su vida misma, es también precario. Proviene de la culpa, ya que Jessica vive asomándose a las grietas del sistema. Por ejemplo, una de sus principales aliadas, Hogarth, es una abogada bastante inescrupulosa. Es esa inestabilidad la que la hace decidir: quiere redimirse a través del orden moral, porque es lo único que le queda de valioso. El enfrentamiento a este gran poder que constituye Kilgrave también implica enfrentarse a sí misma: los poderes de Jessica, antes que una ventaja pueden hacer que la situación se le vaya de las manos, al punto de ser usados contra sí misma. El superpoder como desventaja principal y arma de doble filo es una idea de base muy poderosa que recuerda a mitos como el de la profetisa Casandra. La superheroína se concibe a sí misma como problema. Aún sin enfrentarlo directamente, Kilgrave la determina.

Jessica Jones representa una ética de la supervivencia en un mundo amenazado constantemente por los totalitarismos, no solo políticos, sino económicos o delictivos. Estos buscan oprimir al al individuo y absorber su particularidad. Puede ser una superheroína contra un telépata, pero también un periodista contra el narcotráfico o un ciudadano contra la corrupción política. Luchar o dejarse absorber. Cuando está en juego lo esencial, la vida o la libertad, la ética deja de ser un concepto abstracto. No se lucha en nombre de un alto valor como el patriotismo o la religión, se lucha contra la anulación de los individuos, contra la destrucción del sentido de sus vidas.  La primera temporada de Jessica Jones deja una sensación agridulce. Es una maravillosa historia, descreída y sombría, pero edificante de una forma retorcida.

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada