Spoilers Martes, 26 enero 2016

Volvieron los X-Files: 3 cosas que tienes que saber antes de ver el primer capítulo (y 3 más si ya lo viste)

WaHYU4c

En algún lugar de mi biblioteca en Lima está la primera edición del número 1 del cómic de X-Files. Suelto este dato casual tanto para alardear de otro trofeo friki como para explicarles que lo que van a leer a continuación no lo estoy escribiendo yo, sino el Marco de 14 años que grababa en VHS todos los capítulos conspiranoicos (luego aprendí que les decían “los de mitología“) y los veía una y otra vez en un vano intento por resolver el misterio detrás de la serie.

Así que, lo siento mucho, esta vez no pretendan pecho frío de mi parte.

Les dije que me ponía adolescente.

Les dije que me ponía adolescente.

Los X-Files marcaron los 90, dejaron de transmitirse en el 2002 y seguramente muchos de los que se sientan atraídos por esta nueva serie son viejos fanáticos con ganas de un poco de nostalgia. Pero no te preocupes, amigo millenial, si quieres entender por qué la generación anterior a ti estaba tan fascinada con esta serie, también puedes verla.

Este post está dirigido a ambos públicos. Pero, eso sí, hay 3 cosas básicas que tienes que saber antes de (volver a) empezar:

1. ¿Cómo terminó la vieja serie?

Mulder-Scully-The-Truth-mulder-and-scully-8170650-500-281

Fan service.

En lo que fue probablemente uno de los peores finales de una serie, los X-Files terminaron con un juicio en el que Mulder exponía durante largos 50 minutos (en serio) cómo demonios se ataban todos los cabos sueltos que habíamos intentado seguir durante 9 años. Fue una mierda sin sentido. No culpo a los jueces que no le creyeron un carajo y lo sentenciaron a muerte.

Pero Mulder escapa con ayuda de Scully y otros personajes secundarios. Y de paso matan al Cigarrette Smoking Man (al Fumador, vamos, pero es más paja referirse a él por sus siglas en inglés: CSM (tremendo CSM)). Eso fue en el 2002.

En la (monse) película del 2008, el FBI ubica a Mulder y le otorga el perdón a cambio de ayudarlos a resolver un crimen. La película muestra a Scully viviendo con su obseso ex parejo de chamba. Allí nos quedamos. Pero han pasado 8 años.

 

2. ¿No tuvieron un hijo?


Sí. Los fans lo llamamos “Baby William“. Nació al final de la octava temporada (y nunca nos mostraron el momento de la concepción, maldita sea). Scully lo da en adopción por un montón de motivos (fue raptada por ¿aliens?, experimentaron en ella, la dejaron estéril, le dio cáncer, se curó alienígenamente del cáncer, terminó embarazada de Mulder, el chibolo tenía poderes y ADN extraterrestre; digamos que la serie la trató como Acuña a sus parejas). El chibolo está allí afuera.

 

3. ¿Van a volver los Lone Gunmen?

960

Así se veían los hackers en los 90. Respeta a tus mayores.

Henry Spencer y sus amigos Los Lone Gunmen eran los hackers conspiranoicos que ayudaban a Mulder y Scully. Básicamente, la versión 90 (o sea, darks) de The Big Bang Theory. Grandes personajes, pero murieron en la novena temporada, salvando a un pueblo de un virus letal.

Hubo un cómic llamado “X-Files Season 10” en el que se los muestra vivos, pero los creadores de la serie no han confirmado si ese cómic es parte del canon o no (supuestamente lo era).

Las noticias del cásting indican que vuelven. Aún no sabemos como. Y también regresa el CSM (me encantan sus siglas), a pesar de que todos lo vimos explotar, disolverse bajo el fuego y derretirse hasta quedar como en un malvada calavera tipo villano de Indiana Jones. Por cierto: ¿alguien sabe si al final era o no el viejo de Mulder?

Ya veremos cómo la nueva serie resuelve esto. Y hablando de la nueva serie, es hora de…

los…

amigos…

odiados…

y amados…

SPOILERS!!!!

1. Sí, esto eran los X-Files

XF_sc7_0259rjw_hires1

No me digan que no se emocionaron aquí.

El primer capítulo (con un provocador título de reminiscencias nazis: “My struggle” (?)) deja un sabor agridulce. Es tal cual un capítulo de los viejos X-Files. La química de los protagonistas, las largas exposiciones conspirativas, la cara de niño de Mulder viendo el ovni, la sutileza con la que se aborda que Scully se va en una cita con el chico nuevo, las resoluciones apresuradas, la música, el ritmo, todo. Para bien y para mal.

El problema es que han pasado 15 años. Quince años en los que los egresados de X-Files cambiaron la televisión (Breaking Bad, Homeland, Fringe, etc.; todas creadas por ex-X). La televisión es distinta. Las expectativas son más altas. A pesar de lo que los programas dominicales de reportajes peruanos nos quieren hacer creer, el lenguaje audiovisual de los 90 ya no funciona en la actualidad.

Pero hay otro detalle: Una de las primeras cosas que hice apenas me puse Netflix hace unos años fue hacer una maratón de los 15 mejores capítulos de esta serie. Hice un promedio de distintos rankings y los vi en orden de temporadas. Adivinen qué: solo 3 eran capítulos de mitología. Y los 3 pertenecían a las primeras temporadas, cuando no estaba tan enredado todo.

Quiero decir que los capítulos de X-Files que han perdurado en el tiempo son los que aprovechaban con toda libertad las posibilidades que ofrecía una serie tan pastrula, no los que estaban atados a la gran conspiración. Los capítulos de mitología solían (como ocurre con “My struggle”) estar a cargo del creador de la serie, Chris Carter, que es un buen showrunner, pero no es un guionista particularmente hábil y mucho menos un buen director. Ha estado mucho tiempo fuera de circulación, y se nota.

 

2. Sí, esto también pueden ser los X-Files

7b673a91d0ea9d53864c6d64be5cc550

Aquí también se emocionaron.

Pero no estoy echando barro al concepto de conspiración. Al contrario. Ese era quizás el principal gancho de la serie (aunque al final no supieran cómo resolverla y, de hecho, uno de los objetivos de la miniserie parece ser ofrecer, ahora sí, una respuesta más o menos coherente). El problema con la teoría de la conspiración es que hoy, ahora en el 2016, todos son Fox Mulder. De hecho, lo que me gusta es que eso es precisamente lo primero que dice Mulder en esta nueva época, mientras ve cómo Obama habla abiertamente del Área 51 y de Rosswell: “My life’s become a punchline“.

Los X-Files engancharon en los 90 porque esa fue la época dorada de la geopolítica gringa. Todo estaba bien: el comunismo había caído, la economía era boyante, no había enemigos al acecho. Y, de pronto, esta serie le daba voz a todos los que te decían un toquecito, no todo puede estar tan bien.

El problema es que, después del 9-11, resultó que los X-Files tenían razón en eso. No todo estaba bien. La conspiranoia se volvió mainstream. Internet prácticamente vive de eso. Hubo otras series (Battlestar Galactica, 24, hasta House) que capturaron mucho mejor el ethos de la era Bush. Mulder y Scully se volvieron reliquias de una época paradójicamente más ingenua.

Todo esto, por suerte, es abordado en el primer capítulo. De frente. Snowden, NSA, 9-11, la “guerra contra el terror” y, claro, la misma popularización de la conspiranoia (encarnada en el personaje tipo Tea Party de Joel McHale haciendo de Joel McHale haciendo de Bill O’Reilly). La exposición de la nueva conspiración a cargo de Mulder es algo que hemos visto muchas veces pero tiene una resonancia distinta en el contexto actual.

Lo que hace este primer capítulo es mostrarnos cómo los X-Files aún pueden decirnos algo sobre nuestro tiempo. Definitivamente, encajaba mejor en los 90. Definitivamente, ahora hay series que abordan mucho mejor –y con más ambiciones estéticas–  el zeitgeist (como Mr. Robot). Pero este capítulo traza un camino que se ve prometedor.

 

3. No esperes más mitología en los próximos capítulos

Article Lead - wide1003610804gliv2fimage.related.articleLeadwide.729x410.gliv1w.png1450073124622.png-620x349

Al parecer solo el primer y el último capítulo serán de mitología. Los otros cuatro serán casos aislados. Esto no es necesariamente  una mala noticia. ¿Recuerdan lo que les dije de los 25 mejores capítulos de la serie original? Además, por cierto, los otros cuatro capítulos están en manos de los verdaderos artífices de la serie: los socios James Wong y Glen Morgan, que han vuelto a reclutar al genio loco de Darin Morgan (hermano de Glen, que entró a la serie interpretando monstruos, luego escribió los mejores capítulos y finalmente desapareció en la nada).

Pero, claro, si solo tenemos 6 capítulos de X-Files después de 15 años, la verdad es que yo quería que nos cuenten la historia final de Mulder y Scully. Su Dark Knight Rises. Lo que hizo de The Force Awakens con Han Solo. El fin de la mitología. El Rey Arturo entregándose a la Dama del Lago. Una película de 6 horas que después podamos ver en Netflix de un tirón, llorando. Al menos eso es lo que yo quería. Me queda claro que no me van a dar eso. Me queda claro que solo quieren explotar nuestra nostalgia. Okay, puedo vivir con eso. Pero ajustar mis expectativas de viejo treintón a la de chibolo de 14 años no habla bien de esta nueva serie. Ojalá el resto de capítulos sean algo más que un ejercicio de nostalgia. I want to believe.