Spoilers Martes, 30 junio 2015

Grace & Frankie: La vida empieza a los 70

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada

11169208_425677524283360_5234331310135697961_n

10981855_426069780910801_7807247997065202758_n

11193293_427797640738015_2471510914496487772_n

 

Me gustan las señoras como caracteres de ficción. Pueden ser personajes intensos, Almodóvar y García Lorca lo saben muy bien. Creo que, narrativamente hablando, tienen mucho potencial para vivir conflictos, ya que están emocionalmente limitadas a un contexto estrecho. Me gusta el rico mundo interior de las mujeres que acatan el impedimento social de expresar sus sentimientos, las señoras de sociedad que viven vidas aparentemente plácidas y tranquilas pero en el fondo las habita la incertidumbre de sufrir un pequeño quiebre que mande todo al diablo. Me gusta que vivan en medio de balaceras emocionales haciendo oídos sordos y vista gorda, hasta que, con suerte, mueren sin tener que enfrentar el hecho de que su marido tenía una amante, sus hijos eran sociópatas o no tenían tanto dinero como presumían.

11051906_417105538473892_2358047501926250179_n

Grace (la legendaria Jane Fonda) y Frankie (la gran Lily Tomlin) no tienen esa fortuna. Se llevan algo mal al ser polos opuestos, pero se soportan porque sus esposos son amigos y socios. Sin embargo, de la noche a la mañana se les abre el abismo. Un día, los maridos con los que llevan cuarenta años de matrimonio, Robert (Martin Sheen, sí, el papá de Charlie) y Sol (Sam Waterston), las citan para cenar y contarles una noticia importante: los dos hombres son pareja. Llevan veinte años siendo amantes y han decidido que a los setenta años todavía hay una oportunidad para salir del clóset y ser felices.

11401093_446989585485487_6043569984833143986_n

Es aquí donde empieza la trama de Grace & Frankie, singular comedia producida por Netflix y creada por Howard J. Morris y Marta Kauffman, quien creo a la legendaria Friends. Pero a diferencia de esta serie, en Grace & Frankie no encontramos a jóvenes clasemedieros en pleno proceso de realización de sus vidas, sino a adultos mayores cuya vida acaba de derrumbarse o dar un nuevo giro. Grace y Frankie son probablemente de las últimas representantes de una generación donde las mujeres se casaban y dependían del esposo aunque siguieran trabajando. La liberación sexual de los esposos termina propiciando el quiebre total de su mundo.

A partir de entonces, Grace y Frankie deberán lidiar con el proceso de divorcio, la nueva conformación de sus familias y el hecho de que deben reiniciar sus vidas sin pareja, en una nueva vivienda. No se caen la una a la otra: Grace es una fría y elegante socialite, mientras que Frankie es una señora hummus que sabe más de clases de hierbas que de marcas de perfume, pero deben unir fuerzas para la confrontación con sus respectivos hijos y círculo social, el cual curiosamente recibe bien la relación de pareja de Robert y Sol.

11083865_417105658473880_3545779216170165489_n

El humor de Grace & Frankie tiene toques entre negros y ácidos, que se deben al carácter políticamente correcto de los personajes. Todos actúan no de acuerdo a sus propios conflictos interiores sino a lo que se espera de ellos, con diferentes grados de neurosis y roces personales a punto de surgir. Poco a poco se nos va a revelando que sus familias eran más disfuncionales de lo que pretendían. Grace intenta recuperar su ex cargo en la empresa que alguna vez dirigió, pero su propia hija le niega el acceso. Frankie debe dejar su burbuja progresista y enfrentar las neurosis de sus hijos.

Estas son las pocas cosas que tienen en común ambas mujeres: aún con sus valores opuestos, con sus estilos de vidas distintos, a las dos las une el hecho de ser mujeres de setenta años que deben reconstruir sus vidas en una etapa en que la sociedad ya te considera prescindible. En esto la serie tiene escenas memorables como aquella en la que Grace quiere comprar cigarrillos pero es ignorada por el empleado de la tienda. Deben entonces aprender lo dura que es la vida aunque sea recién a los setenta años.

Grace & Frankie está en la línea de series de alta calidad como Orange is the new black sostenidas no por tramas apasionantes sino por personajes entrañables y memorables. Lo genial es que Netflix ya confirmó que tendrá una segunda temporada (luego de habernos dejado en suspenso el último episodio de la primera). Esta es una serie muy digna del hashtag #SeñorasQue.

10985403_430935957090850_2814610203299050693_n

 

Todas las imágenes son de Netflix.

Regina Limo

Nerd feminista y lesbiana. Escribo cuentos y teatro. Leo como descosida y colecciono juguetes. También puedes leerme aquí http://www.nexosrevista.com/search/label/Reina%20Decapitada Hueveo en Twitter como @reinadecapitada