Spoilers Domingo, 6 abril 2014

Cómo conocí a tu madrastra

You know what “legendary” means? Not real.
Robin – HIMYM s09e22

Disculparán el cliché: No era el final que merecíamos, pero sí el que necesitábamos.

tumblr_mkxuvoamaj1s186zxo1_500

Hay muchas razones por las que no era el que merecíamos: ¿En serio invertimos toda una temporada preparándonos para un matrimonio que, en la pantalla, duró media hora? ¿Para qué perdimos el tiempo con el viaje de Marshall o con la mamá de Robin o con lo que sea en esta temporada final? ¿Podíamos tener aunque sea 5 minutos extra de la prometida felicidad entre Ted y la Madre Tracy?  ¿Para que nos hicieron creer que Robin y Barney podían hacerla como pareja? ¿Para qué nos hicieron creer que Ted había dejado ir a Robin como si fuera un globo? ¿Por qué tenían que hacer a una Madre tan perfecta y encantadora para luego matarla?

Y, claro, la pregunta recurrente casi desde la primera temporada: ¿por qué el título invoca a la Madre si ella nunca realmente es parte de la serie?

POR QUÉ.

WHY.

WARUM.

No, no merecíamos esto.

tumblr_m66bdqo4e71r9awtvo1_500
Pero, claro, la vida es una hija de puta. La vida casi nunca es lo que merecemos. La vida es lo que es. Porque a pesar de las apariencias, y de su título señuelo, How I Met Your Mother nunca fue una serie sobre “el verdadero amor”. Es y siempre fue una serie sobre la vida, específicamente sobre cómo encuentras tu camino en la vida en ese proceso definitorio que es el tránsito de la juventud a la madurez. Y lo hace a través de un recurso mucho más ingenioso del que aparenta: todo es una narración del viejo Ted a sus hijos.

Y ése es el truco: sus hijos somos nosotros. Los que estamos viviendo ese tránsito o los que están a punto de vivirlo. Ted —siempre el padre— nos ha contado una historia con moraleja. Una moraleja que sacó de su libro favorito, que resume la serie y que es lo que él quiere que entendamos, kids: “todavía era demasiado joven para saber que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artificio logramos sobrellevar el pasado“.

Ese libro es El amor en los tiempos del cólera. Ya antes les he advertido que tengo un rollón sobre cómo HIMYM es un acercamiento gringo a lo real maravilloso. O, como suele decir Barney, a lo LEGEN… wait por it…. Este no es el lugar para extenderme sobre eso y, a riesgo de meter la pata, lo suelto en borrador: la pretensión de una oralidad demasiado sofisticada para serlo realmente, la ruptura constante del orden temporal, la recurrencia a mitos y tradiciones (o la cultura geek/pop, su equivalente contemporáneo), la presencia constante de elementos fantásticos como parte de la realidad aceptada… y, claro, el amarillo de esa sombrilla... DARY!

fotonoticia_20140403100836_800

El amarillo de esa sombrilla era una advertencia: los finales felices no son siempre como los pintan. Florentino Ariza se juntó con Fermina Daza ya en sus 70, como Ted y Robin en sus 50. ¿Forzado? Quizás, pero era lo justo para los dos. Robin, finalmente, había tenido la carrera exitosa y la vida trotamundos que siempre quiso. Ted ya había encontrado a “the one“, ya había tenido su familia, ya había vivido la historia romántica que siempre quiso. ¿Y qué pasó en medio, para ambos? La vida. Eso que la memoria del corazón (es decir, la serie), prefirió no mostrarnos realmente: divorcio, alejamiento, muerte. ¿Para qué? Esta es la historia según Ted, ese romántico insoportable, que sabe cuál es el problema con todas las historias: que si las prolongas lo suficiente, no hay forma de que no terminen en muerte.

Nadie hubiera querido escuchar una historia llamada Cómo conocí a tu madrastra. Madrastra es una palabra fea, con una carga negativa en la ficción pero también es una palabra cargada de realidad. De realidad real quiero decir, cuando la vida deja de ser legendaria y se convierte en lo que es. En lo que hay. En lo que sucede después de los finales felices, al día siguiente de un encuentro bajo la lluvia o de la boda perfecta. Aceptar que la vida continúa después de los finales felices era lo que necesitábamos. Aceptar que la vida —y la muerte— cambian tus planes. Y aceptar, también, que aunque la realidad se imponga, la memoria del corazón puede guardar nuestra juventud convertida en recuerdos legendarios.

Gracias, Ted. Gracias, chicos.

axn-partycrew-14

YAPITAS:

  • Todo este floro ha sido vano porque los creadores han cedido a la presión y han anunciado un final alternativo feliz pinky sweetie que podrá verse en la colección de DVD. Bleh.
  • HIMYM también marcó Internet. Desde Challenge Accepted hasta True Story, esta serie produjo más memes que ninguna.
  • Y su presentación tenía selfies, 9 años antes de que la palabra exista.
  • El final de Barney es el mejor de la vida mundial, ¿no?
  • Marshall y Lily son la pareja feliz más verosímil de la historia de la ficción. He dicho.
  • HIMYM >>>>>>>>>>>>>>>>>>> >>>>>>>>>>>>>>>>>>> >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> >>>>>>>>>>>>>>> >>>>>>>>>>>>>>>>>>>> >>>>>>>>>>>>>>>>>>> Friends
  • Yo quiero más Cristin Milioti. Mucho más
  • Ahora, si me disculpan, creo que tengo que mandar un inbox o algo.